loader

Ruta 6. Sevilla

“Yo serví como fámulo y discípulo en Sevilla a una mujer, de las amantes de Dios y místicas intuitivas, que se llamaba Fátima, hija de Almotsana el Cordobés.” Ibn Arabi: Las iluminaciones de La Meca.

La ciudad de Sevilla se sitúa a orillas del Guadalquivir, al sur de la península. Es la ciudad más importante de Andalucía y una de las más grandes de España.

Muchas y diferentes culturas han estado presentes en su historia. Su legado ha conformado, a lo largo de siglos, el patrimonio cultural, monumental y artístico que podemos admirar en sus calles y museos.

Sus orígenes inciertos han dado lugar a las leyendas que atribuyen a Hércules la fundación de Sevilla.

Sin embargo, debemos buscar su origen en la fundación de la primera colonia romana, Itálica. Julio César convierte a los sevillanos en ciudadanos romanos de pleno derecho y denomina a la ciudad Julia Romula Hispalis.

Posteriormente la ocuparon los visigodos, aunque este periodo queda ensombrecido por el esplendor de la etapa posterior, la islámica.

La etapa almohade, a mediados del siglo XII, dejará en Isbiliya (su nombre en árabe) la Mezquita Mayor, cuyo alminar, la Giralda, constituye el símbolo de la ciudad.

La ciudad pasa a la Corona de Castilla en 1248, cuando la conquista el rey Fernando III El Santo.

Tres siglos después se descubre América. Su puerto monopolizará entonces el comercio con el Nuevo Continente, y se construirán edificios destinados a albergar mercancías y a la realización de transacciones.

En el siglo XVII el comercio se desvía hacia Cádiz. La Hermandades de Pasión, encargadas de sacar las procesiones de Semana Santa a la calle, son reguladas, creándose la llamada Carrera Oficial, es decir, el itinerario obligado que debían seguir. El auge de la Semana Santa hará trabajar y brillar a artistas como Montañés, Murillo, Zurbarán y Valdés Leal.

En el XVIII se construye la nueva Fábrica de Tabacos, que adquirirá fama internacional por ser el escenario de la ópera Carmen, al igual que la plaza de toros de la Real Maestranza.

El Romanticismo del siglo XIX convierte a Sevilla en un destino exótico para los primeros viajeros.

En el siglo XX Sevilla organiza dos exposiciones universales: la primera en 1929 y la segunda en 1992. Las dos supusieron un motivo de avance para la ciudad, tanto en urbanismo como en infraestructuras.

Para conocer más: Sevilla

© Fondo Gráfico. Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico.

 

Patrimonio conservado de la época de Ibn Arabi

¬ Arco de la Plata
¬ Baños Árabes Mesón del Moro
¬ Baños de la Reina Mora
¬ Caños de Carmona
¬ La Buhaira
¬ La Giralda
¬ Muralla Urbana
¬ Postigo del Aceite
¬ Reales Alcázares
¬ Torre de Abdelazís
¬ Torre del Oro
  • Antigua Mezquita iglesia Catedral de Santa María

...

Las rutas de Ibn Arabi